Proceso inserción balón intragástrico

BALÓN INTRAGÁSTRICO

El balón intragástrico de Apollo o Medsil (anteriormente Bioenterics, Allergan u Orbera) es el balón clásico, el más popular y utilizado desde 1999 y hasta la actualidad.

Consiste en un balón esférico de silicona muy resistente a los ácidos gástricos, de superficie lisa para disminuir la erosión de la mucosa gástrica, que se rellena con suero fisiológico y posee una válvula radiopaca que permite una sencilla localización radiológica. Está diseñado para ser colocado y retirado mediante vía endoscópica en el estómago con una duración de 6 meses, con el fin de conseguir una disminución de la sensación de apetito y aumentar la sensación de saciedad tras la ingesta y perder peso, permitiendo ayudar a modificar los hábitos dietéticos y del estilo de vida.

Estaría indicado para obesidad grado I y II, es decir, para pacientes cuyas necesidades de pérdida de peso oscilan entre los 15-25 kg. También puede indicarse antes de la cirugía en pacientes con obesidad mórbida para facilitar la intervención quirúrgica al cirujano y minimizar el riesgo de complicaciones.

PROCEDIMIENTO DE IMPLANTACIÓN

Puede ser realizado de forma ambulatoria, en la sala de endoscopia, bajo sedación, sin necesidad de intubación y exclusivamente a través de la boca.

Se realiza previamente una gastroscopia convencional para descartar contraindicaciones. Posteriormente se retira el endoscopio y se introduce el balón deshinchado hasta cavidad gástrica, conectándose a un frasco de 500 cc aprox. de suero fisiológico teñido con 10 ml. de azul de metileno (colorante que permitirá detectar posibles pérdidas). Bajo control endoscópico, se rellena lentamente el balón (unos 13 cm de diámetro), ajustando según talla y peso del paciente. Se cierra el equipo de infusión y se extrae por la boca. Se confirma endoscópicamente su correcta colocación y la ausencia de fugas y complicaciones.

El procedimiento de colocación suele durar unos 15 minutos. El paciente será dado de alta una hora después.

En general, se puede considerar una técnica segura y sencilla. La sintomatología más habitual es la presencia de naúseas, vómitos y dolor de estómago durante los primeros 2-3 días, que se controla con medicación oral. Tras este periodo la tolerancia es buena en la mayor parte de pacientes.

Ocasionalmente puede aparecer dolor abdominal, reflujo, meteorismo o estreñimiento/diarrea, que muy puntualmente puede requerir ingreso hospitalario. Otras complicaciones se han descrito de forma muy aislada.

EVOLUCIÓN CON EL BALÓN

Ayudado por nuestro equipo multidisciplinar, el paciente deberá seguir tratamiento dietético y un programa de modificación de hábitos, tanto alimentarios como de estilo de vida, que le ayude a poder llevar una vida más saludable y alcanzar los objetivos marcados de pérdida de peso.

Es conveniente que durante los 6 meses de permanencia del balón en cavidad gástrica, el paciente tome diariamente un comprimido de un protector gástrico.

A los 6 meses se procede a la extracción de balón, igualmente por vía endoscópica, a través de la boca y bajo sedación-intubación.

PROCEDIMIENTO DE EXPLANTE

Con el paciente sedado, se introduce por la boca un endoscopio, a través del cual se pasa una aguja con funda de teflón, se punciona el balón y se aspira la totalidad del líquido. Mediante una pinza de cuerpos extraños se sujeta el balón y se extrae lentamente hasta cavidad oral con control endoscópico y verificamos la ausencia de complicaciones.

Si no se presentan incidencias, el paciente es dado de alta aproximadamente a los 30 minutos tras la extracción, no presentando ninguna molestia gástrica posteriormente.

RESULTADOS

La revisión realizada demuestra que hay una pérdida media de peso tras la extracción de 17.8 Kg. En general oscila entre 13 y 21 kg. Pero existe una gran variabilidad entre pacientes y estudios, en la mayoría la pérdida de peso está relacionada con el IMC inicial, el grado de motivación de los pacientes y el seguimiento posterior por el servicio de dietética y psicología.

En nuestra Unidad ofrecemos un seguimiento regular durante los 6 meses de permanencia del balón y añadimos un seguimiento complementario de otros 6 meses más tras la retirada del mismo. Para evitar el efecto de estómago vacío tras la retirada del balón, pueden complementarse con otras técnicas como la inyección gástrica de toxina botulínica.

 

BALÓN INTRAGÁSTRICO SUCESIVO OBALON

Consiste en un pequeño balón que se introduce ingiriéndose por cavidad oral como una cápsula, con el paciente despierto y sin necesidad de sedación ni endoscopio.

Cuando se encuentra en el estómago (se confirma con una simple radiografía), se hincha con nitrógeno a través de un catéter externo, alcanzando un volumen de 250 cc aprox. o de 8.9 cm de diámetro.

Pueden colocarse sucesivamente hasta un número de 3 cápsulas = 3 balones, en el caso de que el paciente recupere la sensación de apetito y para favorecer con ello la sensación de saciedad. Se retirarán todos juntos bajo sedación y endoscopia a los 3 meses.

Estaría indicado para sobrepeso grado II y obesidad grado I, es decir, para pacientes cuyas necesidades de pérdida de peso oscilan entre los 10-12 kg. El éxito del tratamiento está directamente relacionado con el buen seguimiento dietético y la modificación de hábitos saludables, que deben de realizarse igual que en el balón intragástrico clásico. En nuestra Unidad ofrecemos un seguimiento regular durante los 3 meses de permanencia de los balones y añadimos un seguimiento complementario de otros 3 meses más tras la retirada de los mismos.

Globo intragástrico Obalon

BALÓN INTRAGÁSTRICO ” EASY LIFE BALLOON “

Novedoso balón intragástrico que permite estar implantado en el interior del estómago en un periodo de hasta 1 año de duración, por lo que al ser un tratamiento más duradero, nos va a permitir alcanzar mejores resultados en pérdida de peso.

Además, es un balón “volumen adaptable” que permite modificar y ajustar su tamaño en cualquier fase del tratamiento, por lo que puede rellenarse y ampliarse su volumen (hasta 800 cc) en caso de recuperación de la sensación de apetito (generalmente a los 6 meses), lo que mejora su eficacia y facilita incrementar la pérdida de peso. También se puede disminuir el volumen en caso de que la tolerancia no sea buena, todo ello pudiendo realizarse con un sencillo procedimiento endoscópico. La colocación, el rellenado y la retirada se realizan de la misma forma que un balón intragástrico convencional, por vía endoscópica, a través de la boca y sin cirugías ni incisiones.

Estaría indicado para aquellos pacientes que requieran pérdidas de 25-35kg e interesara mantener el balón en el estómago durante un periodo de 12 meses.

En nuestra Unidad ofrecemos un seguimiento regular durante los 12 meses de permanencia del balón y añadimos un seguimiento complementario de otros 6 meses más tras la retirada del mismo.

Nuevo balón intragástrico Easy life balloon