El método Aspire es seguro y eficaz. Consiste en la colocación endoscópica, ambulatoria y reversible, de un pequeño tubo desde el interior del estómago hasta el exterior de la pared abdominal que permite, voluntariamente, vaciar aproximadamente el 30% del contenido de cada comida en el inodoro tras las ingestas. Permite poder ingerir sin restricciones extremas y realizar vida normal. Aunque inicialmente se orienta una duración de unos 2 años, el dispositivo reversible puede retirase con anterioridad o permanecer implantado indefinidamente.

Este método está pensado para personas con un índice de masa corporal de entre 35 y 65 (25 a 100 kg de sobrepeso).

La media de pérdida de peso en los pacientes tratados es superior al 50% de sobrepeso y al 20% de peso absoluto. Los efectos secundarios son pocos y poco importantes, y las anomalías metabólicas o deficiencias vitamínicas son raras o inexistentes. Debido a que AspireAssist no altera la anatomía gastrointestinal, su uso no está asociado con molestias de tipo digestivo (vómitos, diarrea o reflujo).

Discreto y flexible AspireAssist es un aparato tan discreto que, si no lo menciona, nadie sabrá que lo lleva.

AspireAssist fomenta la introducción de cambios saludables al ritmo del paciente, como beber agua, comer despacio, masticar bien y, poco a poco, reducir el tamaño de las porciones.