El procedimiento endoscópico del Endobarrier es el primer dispositivo malabsortivo estrictamente endoluminal diseñado para crear un by-pass del intestino delgado proximal que, además de proporcionar pérdida de peso, es una opción válida para ayudar al control de la Diabetes Mellitus (DM). Se realiza exclusivamente a través de la boca, sin cirugía.

El Endobarrier es un revestimiento o forro intraluminal en forma de tubo delgado flexible y recubierto, que se ancla en el bulbo duodenala modo de prótesis autoexpandible y se extiende por el duodeno hasta el yeyuno proximal ( 60 cm) , creando una “barrera interna” (“Endobarrier”) entre la comida ingerida y las vellosidades intestinales, pudiendo tener un efecto similar al del by-pass gástrico quirúrgico. Así, el alimento pasa a través del píloro al interior del Endobarrier y se moviliza anterógradamente por las peristalsis del revestimiento y se mezclan con el alimento en el yeyuno, al final del dispositivo.

Este tratamiento se debe realizar en centros de referencia con amplia experiencia en obesidad y DM, que además dispongan de una Unidad Multidisciplinar con servicios de dietética, endocrinología, psicología, endoscopista experimentado y específicamente formado en la técnica y disponibilidad de servicio de cirugía.

La principal indicación de la técnica se establece en pacientes con Obesidad tipo I que se asocie a DM tipo 2 de difícil control glucémico. Otras posibilidades incluirían la obesidad mórbida con contraindicación quirúrgica o antes de la cirugía para asegurar la eficacia de ésta o disminuir las complicaciones preparatorias. Todas ellas pudiendo asociarse a la DM del adulto.

La técnica se realiza exclusivamente mediante endoscopio a través de la boca, sin cirugía, y con el paciente sedado, con una duración media de unos25-35 minutos. Tras el procedimiento, actualmente, el paciente permanece ingresado durante una noche, y de no existir complicaciones, es dado de alta al día siguiente.

La duración del tratamiento es de 12 meses y tras este periodo, el dispositivo se extrae mediante un procedimiento algo más sencillo y rápido , igualmente bajo endoscopio oral y sedación , sin necesidad de ingreso hospitalario.

Los objetivos son una rápida mejoría en los niveles de glucemia y HBA1c, una disminución de la dependencia de la medicación frente a la diabetes, una disminución del apetito, un incremento temporal de la sensación de saciedad postprandial y una inmediata y continuada pérdida de peso.

Los primeros estudios muestran que un 80% de pacientes pudieron abandonar el tratamiento farmacológico antidiabético. Otras comorbilidades asociadas como HTA o hiperlipemias, también suelen mejorarse.

Las complicaciones, con la nueva generación de Endobarrier, se han reducido a menos de un 5%, concluyendo que actualmente se trata de una técnica segura y fiable.

La sintomatología asociada suele ser, nauseas, vómitos y epigastralgia.