Ecografía abdominal

¿Qué es una ecografía?

La ecografía es una prueba diagnóstica que emplea ultrasonidos para obtener imágenes.

Se utiliza un aparato llamado transductor, conectado a un ordenador, que emite ultrasonidos (inaudibles al oído humano) y que capta el eco de dichos ultrasonidos al incidir en los diferentes  órganos del cuerpo.

El ordenador convierte estos “ecos“ en imágenes.

En el caso de la ecografía abdominal podemos valorar hígado, vesícula y vías biliares, páncreas, bazo y riñones, así como rastrear patología inflamatoria intestinal.

Asimismo es posible valorar órganos pélvicos ( vejiga urinaria, próstata, útero y ovarios) y patología de pared abdominal.

¿En qué consiste esta prueba?

El paciente (que el caso de estar programado, acudirá con unas horas de ayuno previo), se coloca  acostado en una camilla y se le aplica un gel en la piel. A continuación se pasa el transductor por el abdomen, visualizando en el monitor del ecógrafo los diferentes órganos abdominales.

El paciente cogerá aire, lo retendrá unos instantes y a continuación lo expulsará. Asimismo se le hará cambiar de postura a decúbitos laterales y ocasionalmente se puede recurrir a la ingesta de agua y movilización.

¿En qué casos se prescribe?

La ecografía, al ser una técnica diagnóstica de fácil acceso, rápida, inocúa, sin contraindicaciones ni efectos secundarios (no utiliza radiaciones ionizantes ni campos electromagnéticos), y que valora los órganos en tiempo real, se prescribe hoy en día con elevada frecuencia en el caso del abdomen para confirmar normalidad, descartar patología tumoral, litiásica, inflamatoria, malformativa y en seguimiento de patologías crónicas de los órganos abdominales citados.


Dra. Cristina Quintana
Integrante del equipo médico de Gastrodex
Responsable de la Unidad de Ecografía Digestiva
Hospital Universitari Dexeus – Grupo Quirónsalud

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone