Imagen de un endoscopio

Gracias al desarrollo y perfeccionamiento de las diversas técnicas endoscópicas, la especialidad de Aparato Digestivo ha podido lograr en los últimos años un avance espectacular en el diagnóstico y tratamiento de las patologías digestivas que ha permitido salvar muchas vidas y mejorar la calidad de vida de las personas.

La palabra endoscopia procede del griego endo skopia y significa “examen visual desde dentro”. Mediante un endoscopio (instrumento dotado de un tubo flexible con un sistema de iluminación) y accesorios complementarios, se pueden visualizar y tratar diversas patologías del tubo digestivo de la boca hasta el ano.

Estas son algunas de las técnicas diagnósticas y terapéuticas del tubo digestivo que realizamos en la Unidad de Endoscopia

– Endoscopia digestiva alta (videogastroscopia)
– Endoscopia digestiva baja (videocolonoscopia e ileoscopia)
– Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE)
– Ecoendoscopia
– Cápsula endoscópica (de intestino delgado y de colon)
– Tratamientos endoscópicos de la obesidad

– La endoscopia digestiva alta es una técnica diagnóstica que permite la visualización del esófago, estómago y duodeno, a través de un endoscopio. Esta prueba se la conoce también con otras acepciones como: videogastroscopia, gastroscopia, fibroscopia alta, fibrogastroscopia, esofagogastroscopia o esofagogastroduodenoscopia. La palabra que habitualmente más se utiliza es: gastroscopia.

– La endoscopia digestiva baja permite la visualización del colon y, eventualmente, el tramo final del íleon (ileoscopia), mediante un endoscopio. Esta prueba se la conoce también con otros nombres como: colonoscopia, videocolonoscopia, fibrocolonoscopia, rectosisgmoidoscopia, sigmoidoscopia o colonoscopia total. En realidad estos nombres tan complejos suelen aparecer sobre todo en los informes médicos, pero generalmente su médico simplemente le indicará que debe hacerse una colonoscopia. En nuestro blog disponen de un artículo con la respuesta preguntas más frecuentes sobre esta prueba.

– La colangiopancreatografía retrógrada endoscópica se utiliza para diagnosticar las patologías en la vía biliar y pancreática y se pueden extraer cálculos del colédoco, que es un conducto de la vía biliar, situado cerca de la vesícula.

– Mediante la ecoendoscopia se puede realizar una ecografía desde el interior y visualizar las paredes del tubo digestivo y órganos adyacentes: hígado, páncreas, vesícula, vasos, etc. Además se pueden realizar punciones a través de la pared del tubo digestivo, de lesiones que puedan aparecer en diferentes zonas abdominales o torácicas: ganglios, tumores de páncreas, en paredes del esófago, estómago e intestino, entre otros.

  Cápsula endoscópica: Mediante un endoscopio portátil con forma de cápsula que se ingiere y recorre de forma autónoma todo el tramo a estudiar, se van obteniendo imágenes del interior del tubo digestivo. Puede ser de dos tipos: de intestino delgado o de colon y se utiliza cuando la colonoscopia está contraindicada o para completar el diagnóstico de diferentes patologías.

cápsula intestino delgado

– Los tratamientos endoscópicos de la obesidad consisten en la realización de una serie de modificaciones intragástricas que ayudan al paciente a perder peso y se proporciona saciedad precoz, ralentización del vaciado gástrico y/o malabsorción intestinal. Actualmente, disponemos de diversos técnicas en función de las necesidades y estado de cada paciente: Diferentes tipos de balón intragástrico + nuevo ingerible-digeriblemétodo POSEEndobarrierEndosleeveRECOsistema Aspire, etc. No dude en ponerse en contacto con nosotros sin ningún compromiso, la primera visita en la Unidad de Obesidad es gratuita.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone